¿Nos buscas?

Aquí nos puedes encontrar:

http://egolego.es/

Gracias por acompañarnos. Seguimos caminando juntos.

Anuncios

DEPARTIR SOBRE MEDIACIÓN… CON PASCUAL

Estación de Atocha, siempre con encanto.

 Ese embarcadero antiguo formado y reformado para vertebrar cercanías y alta velocidad, núcleo urbano y verde invernadero, es el enclave en el que hablamos con uno de los referentes incuestionables de la mediación: Pascual Ortuño.

Incluso los recién llegados a la materia conocen a este Magistrado de la Audiencia Provincial de Barcelona y vicepresidente europeo de GEMME (Grupo Europeo De Magistrados Por La Mediacion); pues no en vano, en el eje cronológico de la historia de la mediación, los profesionales le sitúan en el paleolítico.

Por ello, inevitablemente, pivotamos desde la actual Ley de Mediación en Asuntos Civiles y Mercantiles. La conclusión es unánime: es la transposición de una directiva europea, y es necesaria. Pascual nos recuerda que las leyes deben facilitar el camino, y no obstaculizarlo, y nos indica que, en este caso, quizá se ha confundido la metodología de trabajo con el procedimiento al que se ha querido dar entidad.

Recordamos algunos elementos planteados en el anterior anteproyecto de ley de mediación, proyecto Caamaño, en el que se asociaba la obligatoriedad de la mediación a una determinada cuantía (6.000 euros). Pascual reflexiona acerca de la posibilidad de que se puedan asociar como intrascendentes aquellos asuntos que son de menor cuantía, pero también confirma el hecho de que la mediación es obligatoria en Europa en cuatro países: Inglaterra, Holanda, Alemania e Italia.

 De hecho, el autor del artículo “Métodos de racionalización de la litigiosidad” se remonta al “common law” anglosajón para hacernos entender cómo en Inglaterra, por ejemplo, la mediación se encuentra implantada de manera muy natural, poco a poco y en base a protocolos de intervención pactados entre los jueces y los abogados, y la experiencia desarrollada durante mucho tiempo. En Inglaterra la mediación es obligatoria en reclamaciones civiles inferiores a 15.000 libras.

Por todo ello nos confirma que quizá sea necesaria la transición de más de una generación para conseguir que la mediación se asiente en nuestra cultura como lo que es: un Método de Resolución Alternativa de Conflictos. Pero siempre respetando la importancia de una correcta formación de los profesionales, una continua actualización de sus conocimientos y la especial pulcritud a la hora de intentar garantizar unas prácticas realmente efectivas, reales.

Y como siempre más, mucho más. Palabras vestidas con estas imágenes. Gracias, Pascual.

LA HERENCIA Y EL IMPUESTO DE SUCESIONES (ISD). ¿ RESIGNARSE O PLANIFICAR ?

Recientemente nuestra Asamblea Regional ha aprobado la Ley de Medidas Tributarias, Administrativas y Financieras de la Comunidad Autónoma de Extremadura que, entre otros aspectos, introducía ciertas novedades relativas al Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ISD).

Si nos fiáramos únicamente de los titulares de prensa o las declaraciones de algunos políticos, podríamos llegar a la conclusión (equivocada, como luego veremos) de que con dicha reforma el mencionado impuesto prácticamente habría quedado suprimido en Extremadura o, al menos, que ya sólo afectaría a patrimonios millonarios.

Tan inexacto como lo anterior sería no reconocer que los cambios introducidos supondrán para muchos ciudadanos una rebaja en dicho impuesto y, por tanto, un alivio para aquellos que a la desgracia de haber sufrido la muerte de un familiar, deben añadir en no pocas ocasiones el problema de afrontar el pago del impuesto por la herencia recibida.

Pero antes de entrar en los cambios/mejoras (creo que en la situación actual cualquier rebaja de impuestos debe ser entendida como tal) introducidos en el ISD, es conveniente que repasemos algunos aspectos prácticos de este tributo:

Tras el fallecimiento de una persona, sus herederos tendrán un plazo de seis meses para liquidar el Impuesto de Sucesiones, pudiendo ser sancionados si no lo hicieran y, eso, aún cuando no resultare nada a pagar. La no presentación en plazo también puede suponer la pérdida de la aplicación de determinados beneficios fiscales, que luego comentaremos. Por ello, previamente a aceptar una herencia, y para evitar desagradables sorpresas, es muy importante tomar alguna cautela; Al menos, averiguar si existen deudas (éstas también se heredan) y calcular el importe a pagar por el I.S.D.

No pocos herederos se han visto obligados a malvender los bienes recibidos para poder afrontar este impuesto, ya que Hacienda no va a aceptar en pago la entrega de bienes, sino que exigirá su importe líquido. Bien es cierto que en estos casos los herederos pueden pedir un aplazamiento o fraccionamiento del pago, que será concedido si se cumplen determinados requisitos; naturalmente con la aplicación de los correspondientes intereses. Consecuencia de lo anterior es el significativo aumento de las renuncias a herencias en los últimos años; que en 2013 subió hasta el 21% con respecto al año 2012.

Otra cuestión a tener en cuenta es la de las enormes diferencias entre Comunidades Autónomas. Al tratarse de impuesto cedido a las CCAA, éstas lo regulan de la manera más dispar, dando lugar a una variedad de tratamientos fiscales para una misma situación de partida, en función de la residencia fiscal del sujeto. Recordemos que en el Impuesto de Sucesiones la competencia viene determinada por el domicilio fiscal del causante y no por el lugar donde radiquen los bienes, lo que ha ocasionado que a la hora de planificar la sucesión algunos ciudadanos hayan decidido cambiar su residencia a Comunidades Autónomas, como Madrid, donde el tratamiento fiscal de este impuesto en las herencias de padres a hijos o entre cónyuges están bonificadas al 99%.

¿Cuál es la situación en Extremadura?. Después de la reciente reforma, podríamos decir que nos encontramos en un punto medio. No existen Beneficios fiscales tan altos como en Madrid o Navarra, donde las herencias de padres a hijos y entre cónyuges están bonificadas al 99%, sea cuál sea el caudal hereditario, pero tampoco Andalucía o Asturias, donde los beneficios son mínimos.

Con antelación a la reforma operada en Extremadura, en las herencias entre cónyuges, descendientes o ascendientes se establecía con carácter general una reducción con el límite de 175.000.-€, siempre que el caudal hereditario (conjunto de lo heredado) no superara los 600.000.-€ y que el heredero no tuviera un patrimonio superior a 300.000.-€.

Frente a la situación anterior, la nueva regulación establece para las adquisiciones vía donación o herencia por descendientes y adoptados de 21 o más años, cónyuges, ascendientes y adoptantes, una bonificación del 99%, 95% ó 90% de la cuota tributaria en función de que la base imponible no supere los 175.000.-€, 325.000.-€ y 600.000.-€, siempre que el heredero o donatario no tuviera un patrimonio previo superior a 600.000.-€.

No cabe negar, por tanto, que las modificaciones introducidas por la Ley de Medidas Tributarias…, supone una rebaja en el impuesto de sucesiones y, en la práctica, que muchos herederos (todos aquellos que, cumpliendo el requisto de parentesco mencionado, reciban bienes por un importe no superior a 600.000.-€), no pagarán prácticamente nada, siempre que presenten el impuesto en plazo y acrediten el parentesco. Sin embargo, ¿en qué situación quedan aquellos que reciban de sus padres (situación más habitual) una herencia superior a 600.000.-€ o que siendo ésta inferior, ya tuvieran ellos un patrimonio propio también superior a esta cifra? En estos casos, se llegan a pagar tipos impositivos de hasta el 34%. Por ejemplo, si lo recibido en herencia fueran 800.000.-€, un único heredero vendría obligado a pagar sobre los 200.000.-€, cuando, en Madrid, por esta misma herencia, apenas pagaría 800.-€.

En estas situaciones, ¿deben los afectados resignarse a pagar o pueden hacer algo más? Si esperan al hecho sucesorio, poco podrán hacer ya, salvo, como apuntábamos, renunciar a la herencia o planificar lo antes posible el pago de impuesto, pidiendo, en su caso, un aplazamiento/fraccionamiento de la deuda; no, sin antes, consultarlo con un asesor o abogado tributario especialista en esta materia. Lo verdaderamente efectivo sería consultar en vida de los titulares del patrimonio, con tiempo suficiente para planificar, pues la Ley que regula el ISD establece una serie de beneficios fiscales a los que acogerse, que permitirán en muchos supuestos, no pagar prácticamente nada, o, cuando menos, reducir sustancialmente el importe final.

Existen beneficios fiscales para la transmisión de vivienda habitual, empresas individuales, negocio profesional o participaciones en entidades, explotaciones agrarias y otras más. Ahora bien, la aplicación de los mencionados beneficios está supeditada al cumplimiento y, a veces, mantenimiento durante un determinado periodo de tiempo de una serie de requisitos, y la solicitud de manera expresa en el momento de la presentación del impuesto.

En consecuencia, la planificación fiscal y la revisión periódica de las situaciones personales o, en su caso, societarias, así como su adaptación a los frecuentes cambios introducidos por la normativa fiscal, son los factores claves para la aplicación de los beneficios fiscales comentados, que pueden suponer para los herederos un ahorro de casi el 100% de lo que, en otro caso, resultara a pagar. En definitiva, PREVENIR, o lo que es lo mismo, PLANIFICAR es la mejor medicina en estos casos.

Fernando Alfaro Ramos. Socio Fundador Abogado de la Firma ÁREA, ABOGADOS Y ASESORES

“LAS DIÁBOLICAS CLÁUSULAS SUELO”

En estos últimos meses nos están invadiendo noticias respecto a la famosa cláusula suelo, pero en muchas ocasiones nos mostramos reticentes a comprobar si podemos o no eliminar la misma creyendo que su nulidad puede ser compleja, muy costosa económicamente o incluso cuestionable. Ni siquiera nos paramos a analizar la cantidad de dinero que podemos ahorrar o si existe la posibilidad de que el dinero que haya sido cobrado de forma indebida pueda ser en parte devuelto.

La nulidad de estas cláusulas es una cuestión que prácticamente quedó resuelta tras la Sentencia 241/2013  del Tribunal Supremo del 9 de mayo de 2013,  que establece que este tipo de clausulas son abusivas por falta de transparencia y por incumplimiento de la Directiva Europea 93/13; así como los artículos 8.1 y 8.2 de la Ley de Condiciones Generales de Contratación y la OM de 5 de mayo de 1994.  Prueba de ello es que, a día de hoy, es muy difícil que se firme una hipoteca que contenga cláusula suelo; e incluso algunas entidades financieras como BBVA anunciaron después de esta sentencia que eliminarían todas su cláusulas suelo.

Asimismo, cabe indicar que dicha nulidad no solo ha sido apreciada por el Tribunal Supremo:  el  propio Tribunal de Justicia de la Unión Europea así lo había declarado de forma reiterada en varias sentencias,  al amparo del artículo 6 apartado 1 de la Directiva 93/13, donde indica que “ Los estados miembros establecerán que no vincularan al consumidor, en las condiciones estipuladas por sus derechos nacionales, las clausulas abusivas que figuren en un contrato celebrado entre este y un profesional y dispondrán que el contrato siga siendo obligatorio para las partes en los mismos términos, si este puede subsistir sin las clausulas abusivas.”

En la actualidad la jurisprudencia respecto a este tema esta creciendo rápidamente, debido a la cantidad de demandas judiciales que se interpusieron a raíz de la citada sentencia del Supremo. Además, esta jurisprudencia está resolviendo otras cuestiones como la retroactividad a la hora de devolver todas la cantidades cobradas indebidamente como consecuencia de la aplicación de la cláusula. Y ello porque en el caso concreto de la Sentencia de 9 de mayo dicha retroactividad no fue reconocida por tratarse de una reclamación colectiva, pero la mayoría de los tribunales en sus sentencias posteriores están reconociendo dicha retroactividad y obligando a las entidades bancarias a devolver las cantidades cobradas de forma indebida.

Así, encontramos supuestos concretos como la Sentencia de 17 de marzo de 2014, Apelación 1/14 de la Audiencia Provincial de Albacete, en la que el tribunal considera aplicable el art. 1303 del Código Civil (“Declarada la nulidad de una obligación, los contratantes deben restituirse recíprocamente las cosas que hubiesen sido materia de contrato, con sus frutos, y el precio con los intereses”). Esta sentencia considera la inexistencia de imperativo legal alguno o jurisprudencia que impida la aplicación de la retroactividad y, por tanto, la devolución de las cantidades; debido a que, como se ha expuesto anteriormente, la STS de 9 de mayo de 2013 se hace en el marco de una acción colectiva. Esta sentencia establece de forma literal:

“Porque en el caso de autos, por la dimensión de la reclamación, no se quiebra ni se pone en riesgo la seguridad jurídica en el entendido de conservar los efectos ya consumados y que no se produzcan trastornos graves con trascendencia para el orden público económico. No concurren los motivos ni las causas para aplicar la doctrina excepcional de irretroactividad de los efectos de una cláusula nula”

“(…) Todo indica que ha habido un claro enriquecimiento injusto de unos de los contratantes, el banco respecto de cliente. La cláusula no sólo ha operado en perjuicio de uno y en beneficio de otro sino que durante tiempo ha habido un desequilibrio económico para las partes”.

En definitiva, y de forma clara y contundente, se afirma en la misma que: “Una vez que ha sido declarada la nulidad de la cláusula suelo, deben restituirse las prestaciones derivadas de dicha nulidad tal y como recoge el artículo 1.303 del Código Civil. Es procedente estimar la acción de condena dineraria ejercitada por la actora en la cuantía solicitada, en tanto que la liquidación practicada no ha sido impugnada de contrario”

Otro aspecto relevante y novedoso que ha introducido la jurisprudencia es el hecho de reconocer la nulidad de estas clausulas no solo para las personas físicas, si no también para empresas y demás personas jurídicas; destacando en este punto la sentencia del 30 de septiembre del 2014 dictada por el Juzgado Mercantil nº1 de Málaga, que ha dado un nuevo espaldarazo a todos aquellos perjudicados por las cláusulas suelo. En una reciente sentencia el Juzgado apoya esta vez, a las empresas, declarando la nulidad y nuevamente acordando devolución de las cantidades pagadas indebidamente de más a una compañía malagueña por la aplicación de la cláusula suelo en su hipoteca.

Siguiendo esta línea, el Tribunal Supremo hace dos semanas tuvo que matizar su fallo del 9 de mayo de 2013 , debido a que se estaban dando resoluciones dispares respecto al irretroactividad de las cantidades ya abonadas. Tras este matiz los bancos que sean condenados a reintegrar las cantidades cobradas por cláusulas suelo abusivas, deberán hacerlo solo a partir de esa fecha y no antes.

Diego Miranda Gómez. Departamento Jurídico de la Firma ÁREA, ABOGADOS Y ASESORES

EDELWEISS Y EL AMOR

La flor de las nieves, Edelweiss, cuyo nombre científico (Leontopodium Alpinum) proviene del griego y significa “pie de león de los Alpes”, es hermosa y de aparente fragilidad. En la naturaleza sólo se encuentra por encima de los 1.500 metros, en recovecos calizos, y es capaz de sobrevivir a más de 3.000 metros de altitud y soportar las temperaturas extremas de las montañas alpinas. El centro de su flor tiene cinco o seis cabezas de flores pequeñas, rodeadas de pétalos de hoja de un blanco de luna que sólo brota entre julio y septiembre.

Todo ello alimenta su leyenda y se asocia al amor verdadero, recóndito y a veces inaccesible, aunque anhelante de que llegue el momento en que alguien lo encuentre. Y por ello se considera símbolo de amor y coraje, del honor y de los sueños.

Incluso Astérix desarrolla una de su más conocidas aventuras, “Asterix en Helvecia”, en busca de esta flor, a la que ellos llamaban estrella de plata, por ser el ingrediente esencial que encontró el druida Panoramix como curación para un veneno.

Altamente valorada en cosmética y salud, se ha logrado su crecimiento en invernadero, ya que corre peligro de extinción en muchos de sus hábitats naturales.

Después del día “d”, 14 de febrero, edelweiss permanece, aunque sea en invernadero. Sea pues, aunque sea en invernadero, que el amor permanece, más allá del día “d”.

ADAPTACIÓN DE LECTURA PARA ENLACE CIVIL.

DEPARTIR SOBRE MEDIACIÓN. ¿CON QUIÉN? CON ROCÍO…

Me encanta Sevilla. Porque está llena de luz y color, hasta en los días grises. Porque el murmullo de sus calles, el parque de Maria Luisa, el tintineo de cañas y copas de buen vino, los paseos por la judería, sus tapitas, tostas, serranitos y raciones, y tantas y tantas cosas, se anclan en mi memoria hasta sacarme una sonrisa cada vez que alguien pronuncia: Sevilla.

Me encanta Rocío. Porque, como su nombre, es fresca y limpia. Porque, como Sevilla, está llena de luz y color, hasta en los días grises.

La conocí por casualidad. Siempre lo cuento, porque así fue. En ese mundo de falsos amigos que es internet, nos hicimos amigas. Porque cuando, de pronto, todo el mundo comenzó a hablar sobre mediación, en ese exceso de información en el que ya ni se lee, siempre saltaba una noticia que atrapaba la atención por su formato fresco, distinto. Y siempre era de Alquimia. ALQUIMIA MEDIACIÓN.

Rocío es mediadora, mediadora de verdad. En un momento en el que todavía no se acude a mediación como recurso normalizado dentro de nuestros conflictos, salvo que se ofrezca como servicio gratuito, Rocío es mediadora. Es por ello que nos resultaba especialmente interesante su opinión.

Efectivamente, ella también piensa que hay un antes y un después en la mediación tras la Ley de Mediación en Asuntos Civiles y Mercantiles, ley de ámbito nacional aplicable a zonas que ya contaban con una legislación autonómica más exhaustiva, como sucede en Andalucía.

Rocío piensa que la ley, desde el momento en que pretende normalizar esta herramienta de resolución de conflictos, visibiliza a la mediación. Y este objetivo logrado no es baladí. Ahora bien: visibilizar no es normalizar; y por razones que merecen otro artículo, esta ley no ha conseguido normalizar el uso de la mediación. Sí ha conseguido que broten como setas cursos y cursos habilitantes en mediación (principalmente tras el Reglamento que desarrolla esta ley), hasta el punto de que se ha llegado a la caótica situación de que existen más mediadores “habilitados” que usuarios de mediación; o, al menos, usuarios que estén dispuestos a recurrir a este servicio aunque no esté amparado en un proyecto piloto o una oportuna subvención, o en un voluntariado que no hace sostenible esta profesión para aquellos que realmente creen en ella y quisieran dedicar su vida profesional a ella en exclusiva.

Es decir: nos encontramos con una cantidad ingente de profesionales que han entrado en el mundo de la mediación…”por si acaso”…

Rocío nos cuenta que, siendo la normativa autonómica, como ya hemos dicho que sucede en Andalucía, más exhaustiva, se garantiza una formación más exigente; no así la anhelada normalización al recurso de mediación del que antes hablábamos. De hecho, funciona en esos casos en los que el cliente es distinto del usuario. Por ejemplo: la Administración contrata al profesional mediador, pero el usuario es un tercero a quien esta Administración ofrece el servicio. Pero los particulares todavía no entienden la mediación como un recurso natural al que recurrir con determinados conflictos. Para ello, Rocío cree que hay un largo camino por recorrer, y que es una tarea ardua pero necesaria: Legitimar a la mediación como profesión en la que confíen plenamente los ciudadanos, garante de derechos, seria y responsable. La Administración debe ayudar, difundir y sensibilizar, pero los mediadores tienen que comprometerse a llevar a cabo Mediaciones de Calidad, protocolorizadas y, por supuesto, remuneradas. Porque el afán de querer mediar a cualquier precio puede llevar a desprestigiar esta profesión de manera muy negativa.

En este escenario, Rocío nos confirma aquello que se viene detectando hace ya tiempo: la ley pide que un 35 % de la formación sea práctica, a ser posible con casos reales; pero, si la gente no acude a mediación ¿cómo se pueden proporcionar prácticas en casos reales, cuando hay más “estudiantes” de mediación que usuarios de esta herramienta?.

El compromiso de Rocío con la mediación le lleva a mediar todo lo mediable; a transmitir todo lo que sabe a quienes queremos seguir aprendiendo; a dignificar la figura del mediador como profesional autónomo; a promover la fuerza de la comediación con los equipos multidisciplinares… Y más, mucho más. Un pequeño extracto en imágenes:

Un placer hablar contigo, Rocío. Muchas gracias.

DEPARTAMENTO DE MEDIACIÓN DE ÁREA, con la colaboración para la fotografía de FERNANDO LÓPEZ GÁMEZ y de PLAYING FOR CHANGE para la música

EL DEPORTE PARA LA EDUCACIÓN Y LA EDUCACIÓN PARA EL DEPORTE

 

Época de cierre de temporada en algunas disciplinas deportivas, próximas citas mundiales en otras tantas, celebraciones de títulos conquistados, planificación del próximo curso… En fin, todo ello muestra que nuestra vida, nuestra cultura, nuestra sociedad está muy impregnada e imbuida de deporte. Hace poco un amigo decía que en estos tiempos pan con dificultad y poco, y circo (deporte) de pago y no para todos… Otra manifestación de nuestra sensibilidad y condicionamiento hacia el deporte como parte hasta sustancial de nuestras vidas, además de otras posibles conclusiones y análisis.

También en una reciente velada, un profesor de educación física, de estos vocacionales, dinámicos y con implicación; me confesaba las dificultades de promover una prueba atlética en la que se generaba una sana competencia entre centros, por la reticencia de otros colegios a competir y a entrenar a los chicos al respecto… el “reproche” directo y personal de otros compañeros del gremio era: “¡es que eres muy competitivo y la actividad genera mucha competencia¡”. Y este fin de semana, al hilo de la final de la Copa de Europa y el triunfo del Real Madrid (soy madridista irreversible, pero eso no me cabe en ningún post y no va de eso mi reflexión), y de ver las reacciones directas e indirectas de los protagonistas, sus celebraciones y frustraciones, y las actitudes de aquellos que no se veían afectados en primera línea porque su equipo favorito no se “la jugaba”… Me he permitido situarme ante un contexto socio-deportivo que creo suscita numerosas valoraciones y posibilidades :

–      Somos seres deportivos y bastante deportistas, al menos en las primeras etapas de nuestra vida y con una tendencia creciente a mejorar nuestros hábitos saludables vinculados a la actividad física en edades cada vez más avanzadas. Esto es, el deporte está muy presente en nuestras vidas desde el principio y, en distintas formas, a lo largo de nuestro desarrollo vital. Por ello considero que el deporte en sí mismo, en sus múltiples disciplinas, conlleva una significativa oportunidad de impartir, inducir, enseñar o experimentar, muchos conceptos y principios importantes para la vida en general: competitividad, trabajo en equipo, esfuerzo y sacrificio, fuerza mental, gestión de la presión y la responsabilidad, generosidad, pasión, ilusión, perseverancia, superación… Y por eso considero que no debe vincularse sólo o concebirse tanto como una actividad recreativa o de esparcimiento, sino que hay que buscar el modo de aprovechar y exprimir su potencial como motor educativo-formativo, ponderando su arraigo social.

–      La vida, como el deporte es competir; competir y ser competitivo, son realidad y virtud, que exigen la atención y sensibilidad adecuada. La cuestión no es proteger al niño de la competitividad y la competencia, sino educarlo para ella, para aceptarla, para defenderse, para respetarse y respetar, para ser solidario y generoso en la competencia y en la competición. Proteger a los niños de la derrota, o “inventarse” un mundo sin perdedores y ganadores, es falsear la realidad, es un cuento de Disney cobijado y proyectado en nuestra vida cotidiana; es distorsionar la vida, y manipularla hasta que nos topamos de bruces con ella, y ya no sea momento para recibir o aceptar explicaciones. El foco es educar para la competición y para ser competitivos, que pasa por dar lo máximo de uno mismo, y transmitir que no hay derrota  o fracaso cuando una se esfuerza sin reservas, que hay que asumir los errores, y que hay otros que pueden tener más capacidad o ser mejores, pero eso no nos hace inferiores, ni fracasados, sino que nos invita a buscar, a explorar nuestro talento específico, y a disfrutar con lo que hacemos, haciéndolo al máximo. Nadie es el mejor en todo, y no hay uno sólo que no sea de los peores en algo. El mayor genio o el más capaz, tiene su esfera de debilidad o de menor habilidad.

Es lamentable ver la gestión de la competencia y la competitividad: o se evita tendenciosamente, o bien se preparan excusas para cuando se pierde, se identifican culpables, se suscita el conflicto frente al ganador… Para comprobarlo acudan por ejemplo, a los partidos de las categorías inferiores de muchos deportes, y particularmente del fútbol, ahí se compite pero con muy mala competitividad y sin cultivar suficientemente el poder educativo de ese deporte.

–      Esta distorsión o tara se extiende hasta tal punto, que es fácil ver a niños decepcionados, incluso traumatizados y extremadamente tristes, no ya cuando ellos o sus equipos favoritos pierden, si no cuando otros equipos que no son los suyos ganan… Es decir, el concepto “anti”, que es precisamente lo más “anti-deportivo” y “anti-educativo” que puede haber... No tanto en forma de emoción o ánimo interno, sino su exteriorización naturalizada.

–      El deporte es un extraordinario ámbito para la educación, y por ello los monitores deportivos de cualquier especialidad tienen una gran responsabilidad y son valiosos agentes de nuestra sociedad. Esto supone que deben estar cualificados, ser conscientes de la trascendencia de su labor; deben contar con los medios y recursos adecuados, con el debido apoyo y colaboración de instituciones y padres… No podemos permitir que cualquiera entrene cualquier deporte por mera afición o por descarte, porque se corre el riesgo de acabar de cualquier forma. La actividad deportiva puede ser un camino fantástico para compartir principios y valores imprescindibles y cada vez más devaluados en nuestra sociedad; en un entorno de muchos que para algunos puede ser el único.

–      El camino tiene que ver con integrar y relacionar la gestión del deporte y de la actividad deportiva con los centros de formación institucionalizados (colegios, institutos, universidades…), dotándolos de los medios económicos y materiales adecuados para ello (esto no es gastar más, es invertir mejor: dinero público – las distintas administraciones tienen importantes partidas para estos fines-, contribuciones privadas – qué padre no está pagando actividades extraescolares de los niños-…), y exigiéndoles que dispongan los profesionales idóneos y especializados, que promocionen y crean en el deporte como vehículo educativo. Tradicionalmente la actividad física en el colegio ha tenido unas connotaciones de residualidad, complementariedad, “relleno”… Que nadie entienda, que propongo situar la educación física por encima de las matemáticas o la lengua, o por delante de la geografía o la historia, o la filosofía; pero defiendo que cultivando e impulsando un nuevo modelo de educación en y desde el deporte, propiciaremos mentalidades y disposiciones que harán que todas esas asignaturas se afronten con una actitud distinta y mejor.

–      Deporte es mucho más que fútbol o baloncesto, y hay muchos más… hay que mostrar y motivar la práctica de deportes, estimular que se prueben muchos, que sean accesibles, y asequibles, impartidos y coordinados por profesionales del deporte y de la educación… Pero si es fútbol o Baloncesto, adelante, hay que aprovecharlo también, porque vienen a ser el azúcar de muchos jarabes que necesitamos para la vida: sacrificio, esfuerzo, derrotas, persistencia, tolerancia, respeto…

Muy pocos consiguen el éxito en su deporte, muy pocos pueden vivir de su pasión y facultades deportivas; pero sería un triunfo de todos que el deporte sirviera para formar grandes personas… y es factible.

Ángel Luis Gómez Díaz. Socio–Fundador y Director General de la Firma ÁREA, ABOGADOS Y ASESORES